DE UNIVERSITARIO A… Desempleado. Por: Francisco Romero.

, Opinión

DE UNIVERSITARIO A… Desempleado.

Por: Francisco Romero.

En alguna ocasión de regreso a mi alma mater poco tiempo después de haberme graduado, en el trayecto encontré a uno de mis excompañeros que luego de cruzar algunas palabras soltó la pregunta insidiosa, ¿Trabajas o litigas? Hasta aquí el fin de la anécdota.

Pasados los años ya convertido en un reconocido consultor y conferencista en materia de Empresas Familiares, les preguntaba a mis escuchas en la Facultad de Administración, ¿Cuántos de ellos pensaban en fundar su propia empresa? La respuesta fue pasmosa, ninguno de los asistentes. Me resultaba difícil creer que de ese grupo de más de ciento cincuenta estudiantes de administración su objetivo fuera únicamente incorporarse a la vida profesional en calidad de asalariados. –Utilizo el término no de forma peyorativa, es el que la doctrina y la Ley Federal del Trabajo refieren-.

Esta reflexión viene a cuento porque el modelo educativo tradicional mexicano, basado en el germánico, que tiene más de doscientos años, busca crear estudiantes que se conviertan en mano de obra calificada en los distintos procesos productivos, sin importar el rubro al cual vayan dirigidos.

Las habilidades y destrezas para crear e innovar se ven limitadas y la capacidad de razonar y cuestionarse prácticamente desaparece. Esto era útil y seguramente válido en generaciones pasadas, cuando la aspiración de nuestros padres era darnos educación para poder ingresar a un trabajo formal público preferentemente o a una empresa privada grande que nos permitiera trabajar hasta alcanzar una merecida jubilación.

Desafortunadamente en un mundo globalizado no basta ser competente, también es necesario ser competitivo; y nuestro país, y nuestra planta productiva no lo están siendo. Ser un trabajador responsable que aporte valor es importante, pero la realidad que hoy enfrentan los jóvenes egresados dista mucho de la idea que les vendieron al momento de decidir que estudiar.

Tomemos de ejemplo al Estado de Puebla que se ha convertido en las últimas décadas en un clúster académico, aquí encontramos una población económicamente activa de            2,697,119 personas, de las cuales 1,595,222 son trabajadores asalariados; de los cuales 559,309 al segundo trimestre de éste año están dados de alta en el IMSS -Es decir solamente el 35%- De inicio esto rompe con esa anhelada aspiración de nuestros padres de encontrar un trabajo para toda la vida que nos otorgara nuestra merecida jubilación.

De igual forma encontramos niveles salariales que oscila entre $ 4,800 pesos para varones, a poco más de $ 3,700 pesos para mujeres, ingresos medios de 2 a 5 salarios mínimos. -Estoy seguro que en muchos casos resultó más caro el pago de la mensualidad de la universidad-

Esto sin considerar el nivel de desocupación, que si es cierto está por debajo de la media nacional en 2.97%, -77,933 desempleados aproximadamente-, lo verdaderamente alarmante se da en el sector de la población en el que se presenta principalmente.

Hablamos que el 59% de estos desempleados cuentan con instrucción media y superior, en un rango de edad de 20 a 29 años principalmente. Estamos desperdiciando nuestro bono demográfico egresando universitarios al desempleo o a trabajos con salarios de subsistencia.

Por lo que la opción es rescatar de esta población, a quienes tienen una buena idea de negocio y la intención de convertirse en emprendedores que puedan con el tiempo, generar más y mejores empleos para sus pares.

Acercarte a Puebla Empresarial a través de contacto@pueblaempresarial.com para que resuelvas todas tus dudas acerca del desempleo en Puebla y las oportunidades para emprender, o hagas comentarios sobre éste artículo y puedas ser un emprendedor exitoso con un amplio catálogo de posibilidades, de acuerdo a tus necesidades.

En Puebla Empresarial encontrarás profesionales que también son emprendedores e innovadores; hay expertos en temas de marketing, finanzas, aspectos legales, administrativo y de más temas relacionados que pueden orientar a los futuros empresarios en todas las áreas de negocio.

Deja un comentario